¿CÓMO MANEJAR LOS MIEDOS?

¿CÓMO MANEJAR LOS MIEDOS?

Lo complejo de la pandemia, es que ha generado emociones como impotencia, indefensión, desesperanza, inseguridad, miedo o angustia, todas estas son normales, y son resultado del proceso de adaptación que nos ha exigido esta circunstancia de vida.

Identificar estos miedos y manejarlos adecuadamente, va a construir la clave en la prevención de posibles dificultades o trastornos adaptativos en el futuro.

Ahora que estamos regresando poco a poco a crear nuevas rutinas de trabajo, nos acecha un nuevo temor al estar junto a otros en el mismo espacio físico, por ello es importante considerar algunas estrategias para modificar nuestra forma de actuar ante el miedo, para modificar nuestro afrontamiento y lograr que el miedo no se apodere de nosotros:

  • • Normaliza el miedo. Es necesario sentirlo en este momento, el miedo te ayuda a estar más alerta y protegido, no lo veas como un enemigo sino como a un aliado.
  • • No evites. No te dejes llevar por el miedo, intenta funcionar con él. Puedes hacer muchas cosas con miedo, no pasa nada, sólo es más incómodo, acabará desapareciendo con el tiempo. No condiciones tus conductas habituales, ¡atrévete a hacerlo!
  • • Si sientes bloqueo, ve poco a poco, tómate tu tiempo. Haz un afrontamiento progresivo de tus situaciones temidas, sin prisa pero sin pausa. Cada persona tiene su propio ritmo. Ponte tus propios retos y avanza en ellos sin exigirte, sin presionarte, pero sí animándote a ir dando pasos hacia adelante.
  • • Establece tus metas y objetivos realistas. ¿Qué quiero conseguir? ¿Qué tengo que hacer para ello? ¿Por dónde empiezo? Dedica tiempo a la planificación de tus objetivos, pero ajusta tus expectativas.
  • • Céntrate en lo que está bajo tu control. Identifica lo que está en tu mano en este momento. ¿Qué puedes hacer para encontrarte mejor? Pon en marcha acciones o soluciones que estén a tu alcance, no te escondas en el miedo o en dar demasiadas vueltas a las cosas, actúa.
  • • Repítete pensamientos realistas, no catastróficos. Estamos ante una situación negativa o insatisfactoria, pero puede no ser catastrófica. Piensa entre lo que es posible (infinitas posibilidades) y lo que es probable (datos con los que cuento en el momento presente). Recuerda que es temporal.
  • • Dale un enfoque de utilidad o de oportunidad. Piensa si esta situación estresante puede servirte para algo positivo, si puede llegar a serte útil para crecer o desarrollar alguna de tus competencias físicas, psicológicas, sociales o familiares.
  • • Lleva tu atención al momento presente (aquí y ahora). No te adelantes a los acontecimientos. Pospón tus miedos o preocupaciones y ve acotando fechas o tiempos en tu calendario.

Busca apoyo y expresa tus miedos. La expresión emocional es fundamental para regular adecuadamente lo que sentimos. Comparte tus miedos, todo el mundo está en la misma situación.

  • • Respira. Utiliza técnicas de desactivación fisiológica para regular el miedo o la angustia, como la respiración abdominal o la relajación.

Entradas relacionadas

Compartir